¿Cuándo termina el trabajo y empieza el ocio?

Gracias a los medios de comunicación modernos es casi imposible desconectar del trabajo después la jornada laboral o durante las vacaciones. Por ello, la mayoría de empleados están siempre en «modo trabajo». A principios del presente año, Francia aplicó el «derecho a desconectar», para proteger a dichos trabajadores.

Read this article in: Deutsch, English, Español, Português, हिन्दी

Es casi imposible desconectar del trabajo. Hoy en día, el teléfono y los correos electrónicos no son los únicos métodos de comunicación que se utilizan. En la comunicación moderna se utilizan Facebook, LinkedIn, Twitter o Xing para interactuar con compañeros y supervisores. Entonces, ¿cuándo termina el trabajo y cuándo empieza el ocio?

He aquí el problema. La mayoría de las personas piensan que es importante estar accesible en todo momento, como muestra un estudio a nivel mundial de GfK study (en alemán) realizado a más de 27.000 usuarios de internet en 22 países. Dichas personas no son capaces de desconectar, están constantemente en modo trabajo y a la espera de que les lleguen mensajes, llamadas, correos electrónicos, etc.  

Los usuarios de Internet en Rusia y China ocupan las primeras posiciones en cuanto a su accesibilidad en todo momento. Más del 56 % del total de los usuarios encuestados de estos países estuvo de acuerdo con la afirmación: «para mí es muy importante estar siempre localizable, esté dónde esté», seguidos por Turquía (53 %) y México (50 %). A nivel internacional, el 42 % estuvo de acuerdo con esta afirmación. Sin embargo, el 11 % del total no da mucha importancia a estar disponible durante todo el día. 

En comparación con otros países, el porcentaje más elevado de personas que no piensan que sea importante estar accesible todo el tiempo se encuentra en Alemania (34 %). Seguido por los usuarios de Internet en Suecia (28 %), Canadá (24 %) y los Países Bajos (23 %).

Por otro lado, aunque los alemanes afirmen que el estar accesible no sea importante para ellos, parece que sí se trata de un problema. El estudio «Betriebliches Gesundheitsmanagement 2016» (en alemán) confirma que estar disponible de forma constante o recibir llamadas de guardia después de la jornada laboral es un problema para 3 de cada 10 personas entrevistadas. 

Desde principios del presente año, Francia ha aplicado el «derecho a desconectar». Es decir, no hace falta que los franceses estén disponibles las 24 horas del día. El gobierno decidió aprobar este derecho después de darse cuenta de lo importante que es desconectar del trabajo tras el horario oficial y lo difícil que puede ser, debido a que las herrafientas digitales facilitan una constante disponibilidad digital .

Con esta medida, el gobierno francés persigue varios objetivos como la reducción del número de desgastes profesionales, el impedimento de sanciones a empleados que no estén accesibles después del horario laboral, en fines de semana o vacaciones y la aprobación del tiempo compensatorio en el caso de que los empleados contesten a mensajes, correos electrónicos o llamadas cuando se encuentren en casa o de vacaciones. 

Muchas empresas importantes saben que, a largo plazo, los trabajadores relajados son mucho más productivos y más felices. Deutsche Telekom, la compañía telefónica alemana, no envía correos electrónicos a sus ejecutivos durante los fines de semana o las vacaciones. En Volkswagen, los correos electrónicos se envían media hora después de que haya empezado la jornada laboral y dejan de enviarse media hora antes de terminarla.

¿Necesitamos una ley de este tipo? ¿Qué pensáis? ¿Cuál es la situación en vuestro país? Para saber más acerca de esta ley francesa puedes informarte en la página web de Senat (en francés). 

¿Quieres que publiquemos un artículo tuyo? Envíame un correo electrónico a Gastbeitrag@alugha.com

Gracias por leer este artículo.

Wilgen y el equipo alugha 

#alugha

#doitmultilingual 

 

More articles by this producer

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.