¿Estás seguro del idioma que hablaban tus antepasados?

¿Realmente sé de dónde soy y puedo estar seguro de ser alemán? Los humanos siempre han sido cazadores y recolectores que vagaban por la Tierra. Puede que mis antepasados hablasen idiomas distintos de los que hablo yo. A partir de la genealogía se puede aprender mucho.

Read this article in: Deutsch, English, Español, Português, العربية, हिन्दी, 中文

Estimated reading time:8minutes

Los idiomas han formado parte de la vida desde hace bastante tiempo, una de las razones por las que vi la necesidad de realizar vídeos multilingües. Mis padres siempre hablaban alemán, aunque mis abuelos maternos eran de Rusia. El alemán es mi lengua materna y durante mucho tiempo estuve convencido de que no necesitaría ningún otro idioma en mi pequeño universo. Cuando era niño siempre me sorprendía cuando la gente hablaba otro idioma. El inglés, el ruso y el francés se utilizaban con normalidad en Alemania, ya que eran los idiomas de los países ocupantes después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, estos idiomas no cuajaron. No obstante, en el norte de Alemania aún existe la tendencia de aprender inglés como segunda lengua en la escuela, mientras que en Renania-Palatinado, el alumnado prefiere aprender francés. En Alemania tenemos un portemonnaie (billetera), andamos por el trottoir (acera) y hacemos una visita a los amigos vis-a-vis (cara a cara). Salimos de nuestro kaff (pueblo) para gastar algún kies (dinero) y flirtear con alguna ische (chica) bonita. Además no nos preocupa lo que la sippe (familia) opine sobre ello y no nos gusta causar zoffen (problemas). ¿Suena a chino? Pues no lo es, de hecho son palabras adaptadas del yiddish al alemán.

¿Por qué sucede esto? ¿Llega alguien con nuevas palabras, las introduce en nuestro idioma y ya las utilizamos? No exactamente. Crecemos aprendiendo las palabras que nuestros padres y abuelos nos enseñan. Además, como los humanos somos criaturas de hábito, siempre utilizamos las mismas. En un momento determinado una palabra se populariza tanto que el diccionario alemán "Duden" acuerda incluirla en nuestro vocabulario "oficial".

Nací al norte del territorio de los germanos, es decir, en Alemania. Crecí con el alemán. Mi padre es del suroeste, del hermoso Palatinado, el estado federal con los mejores vinos; mi madre es de la Baja Sajonia, de un pueblecito donde se habla "bajo alemán". Un dialecto del alemán que incluso las personas con dominio del alemán no siempre entienden.

Tanto en los medios de comunicación como en mi entorno privado, escucho a muchas personas que afirman: soy alemán, soy estadounidense, soy inglés, soy chino, etc. Y también: no me gustan los alemanes, no me gustan los rusos, no me gustan los estadounidenses, y así continuamente... a veces va más allá e incluso se habla de odio. Especialmente hoy en día, con oleadas de refugiados, el odio ha explotado. Donald Trump quiere disparar a los mexicanos que crucen la frontera y poco después de su subida al poder quiso prohibir la entrada al país de personas con creencias islámicas.

Si tenemos en cuenta la historia de la humanidad, no podemos asegurarnos de "la pureza de nuestra sangre". Los humanos siempre han migrado. Por lo que es bastante improbable que solo tengas una nacionalidad en tus genes. Aparte del hecho de que las nacionalidades las crea el hombre, y no tienen nada que ver con la biología.

Hasta 1999, las pruebas de ADN eran tan caras y requerían tanto tiempo que la persona promedio no podía costearlas. En 2000 FamilyTreeDNA (en inglés) empezó a ofrecer pruebas de ADN por un precio razonable. Desde entonces, el tiempo de procesamiento y la precisión en los resultados han mejorado significativamente. A medida que más personas están interesadas en su ADN, se recopilan más datos, que constantemente mejoran la calidad de éstos. Así que decidí analizar mi ADN (más información en Wikipedia) en la empresa AncestryDNA (en inglés). El precio difiere: 59 euros como oferta del Black Friday, que puedes encontrar por 75 euros, aunque normalmente cuesta 99euros, sin incluir el envío. Mi oferta también incluía una afiliación por seis meses. Con eso se puede crear un árbol genealógico y encontrar miembros (desconocidos) de la familia. Normalmente, esto costaría otros 59 euros. Ancestry anuncia que ya tienen 10 millones de clientes y, por lo tanto, cuentan con un enorme banco de datos. Se supone que la prueba muestra dónde vivieron tus antepasados y hacia dónde emigraron.

Para reflexionar sobre ello, puedes ver un vídeo de Momondo en cooperación con AncestryDNA. Hicieron un hermoso vídeo que hablaba sobre este tema. Encontrarás toda la información relevante aquí (en inglés). Lo encontré tan intrigante que tuve que traducirlo a otros idiomas. Todos los derechos del vídeo pertenecen a Momondo.

Me emocioné tanto al descubrir de dónde vengo que no podía esperar a que llegara el kit de análisis. Usar el kit es francamente fácil. Debes abrir el tubo, escupir y llenarlo con el líquido incluido en el paquete, agitarlo y enviarlo de vuelta en un paquete que también se incluye. Ancestry cubre el envío. Finalmente, debes registrar el kit en su sitio web; el número aparece impreso en el paquete. Desafortunadamente, no elegí el mejor momento para mi experimento. El paquete debía enviarse a Irlanda y desde allí, a EE. UU. para su análisis. En Navidad, la oficina de correos está siempre al límite, por lo que la entrega llevó mucho más tiempo de lo esperado. Después de cuatro semanas, el paquete aún no había llegado a su destino. El departamento de asistencia me pidió dos semanas más de paciencia, pero no ocurrió nada. Después de enviar otro mensaje al equipo de soporte, se ofrecieron a enviar otro kit si el paquete no llegaba durante la siguiente semana. Y el mismo día que quería pedir el kit de reemplazo, el paquete llegó a Ancestry.

Me indicaron que el procesamiento duraría entre seis y ocho semanas, pero al día siguiente ya habían extraído mi ADN y comenzaron el análisis, que concluyó el 1 de marzo. Emocionado, leí en mi correo electrónico que recibiría mis resultados el 4 de ese mismo mes. Y así, ese lunes, que fue un día lluvioso en Berlín, comenzó con muchas sorpresas. Me desperté temprano y ¡el correo electrónico ya estaba en la bandeja de entrada! Estaba emocionado y tranquilo al mismo tiempo porque, al fin y al cabo, los resultados son mi ADN... y no podía cambiar nada al respecto.

Así pues, ¿dónde han estado mis antepasados? ¿Cuál es mi historia, mis genes? ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Qué viajes realizaron mis antepasados y cuándo y por qué? ¿Qué idiomas hablaban?

 

 

Para ser honesto, esperaba tener más influencias rusas o polacas en mis genes. Mi madre siempre me contó que sus abuelos eran de Rusia, los llamados Wolgadeutsche (alemanes del Volga), que emigraron a Rusia hace algunas generaciones. Obviamente, me había equivocado al pensar que tendría genes rusos, pero nunca se mezclaron con ellos. Pero también se supone que mi apellido "Korz" proviene del nombre polaco Korzynak. Sin embargo, mi ADN no refleja nada de eso. Las trazas de polaco y ruso son solo del 4 %. Más sorprendente es el hecho de que la mayor parte de mi es alemana; ¡el 78 % es mucho! ¿El 1 % judío europeo? ¡Vaya, nunca lo hubiese dicho! ¿Qué hubiese significado eso durante el régimen del nacionalsocialismo? ¿Me verían como "impuro"? ¿Me habrían perseguido debido a ese pequeño porcentaje en mis genes?

La mayoría de mis antepasados son del suroeste y del norte de Alemania. Eso es interesante: mi padre es del Palatinado y mi madre del norte. Pero algunos de mis antepasados realizaron un largo viaje atravesando el enorme océano hacia el oeste, por lo que se supone que tengo más de 450 familiares en Dakota del norte y del sur. ¿De verdad? ¡Vaya! En algún momento del siglo XVII, algunos de mis antepasados decidieron buscar fortuna en los Estados Unidos y se establecieron allí. Aunque entre alemanes y británicos no existan muchas simpatías, descubro que el 17 % de mi ADN es de Inglaterra, Gales y del noroeste de Europa (Irlanda ...). ¡Que emocionante!

Si lo traducimos a idiomas, mis genes hablan yiddish (hebreo), inglés, irlandés, ruso, holandés, flamenco y luxemburgués. Además de todos los dialectos relacionados con ellos. Obviamente, esto es solo una idea. Como he mencionado con anterioridad, en el sitio web de Ancestry puedo crear un árbol genealógico. Incluso tengo coincidencias con personas que supuestamente están relacionadas de alguna manera conmigo. Como ahora sé sobre mi pasado, me gustaría saber más sobre el presente. ¿Quiénes son esas personas que tienen coincidencias conmigo? ¿Dónde viven, qué idioma hablan?

 

 

Aunque el sitio web ofrece algunas herramientas para crear el árbol genealógico, aún queda mucho trabajo por hacer. Tengo que admitir que encontré la interfaz un tanto frustrante. Es muy complicado cambiar entre ramas familiares y, en realidad, nunca se ve un árbol genealógico, solo el antecesor a la persona X. El árbol genealógico de mi esposa es distinto y no da ninguna pista. Sin embargo, como me interesa mi propio pasado, no me preocupa demasiado.

En definitiva, ¿cuál es el resultado y puedo estar seguro realmente de que los resultados son correctos? Los comentarios son controvertidos, algunos aseguran que los análisis no son de alta calidad y que no son fiables, incluso que la información es peligrosa. Otros afirman que los análisis aportan resultados de alta calidad. Las coincidencias en mi árbol genealógico fueron buenas. Algunas ya las sabía y mi padre y otros miembros de la familia confirmaron otros nombres. ¡Se sorprendieron de que los supiese! Naturalmente, la calidad de los resultados depende enormemente del número de contribuciones a la base de datos y del rigor de la información. Cuantos más usuarios lo utilicen y más información registren, mejor será el resultado. De este modo se permite un tipo de "migración" del ADN, que podrá rastrearse a lo largo de los años, dependiendo de lo riguroso que sea el grado de ascendencia.

Sinceramente, no creo que sea un montaje, pero tampoco lo he celebrado con champán. Los resultados parecen reales y plausibles e intentaré contactar con algunos de mis familiares desconocidos para saber más sobre ellos. Según mi opinión, el dinero valió la pena. Mediante el análisis del ADN se podrán saber muchas más cosas, esto solo es el inicio. AncestryDNA es un buen comienzo, asequible y suficientemente fiable. Solo me pregunto si utilizarán mi ADN para otras cosas que desconozco.

¿Qué dejamos para el final? Aunque nuestros genes y antepasados no siempre hablan el mismo idioma, están estrechamente vinculados.

 

Bernd Korz

 

#alugha

#dubbr

#everyoneslanguage

CodeNameViewsPercentage
deuDeutsch19342.51%
engEnglish6113.44%
araالعربية6013.22%
zho中文5812.78%
hinहिन्दी327.05%
porPortuguês296.39%
spaEspañol214.63%
Total454100%

More articles by this producer

Videos by this producer

0:23
0:38
1:01
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.