¿Qué hablo exactamente?

El lenguaje es algo natural, sin embargo, en realidad la ciencia no puede explicarlo. ¿Cómo puede definirse? ¿Por qué hablamos? ¿Sin el lenguaje, podemos pensar? La autora de este artículo intenta dar respuesta a estas preguntas. Subjetivamente.

Read this article in: Deutsch, English, Español

Tan solo con pensar en escribir este artículo, me tropiezo con un acertijo: se supone que este texto explica el lenguaje. Y para hacerlo, uso el lenguaje para transmitir mis pensamientos e investigaciones sobre el tema. Pero, ¿esos pensamientos que escribo están relacionados con el lenguaje que tengo en la cabeza? ¿O tengo ideas que se traducen en lenguaje cuando quiero expresarlas? Entonces, ¿hay algún tipo de conocimiento emocional que se convierta en pensamiento vinculado al lenguaje?

Al mirar en mi mente, parece plausible: a veces tengo pensamientos vagos que solo puedo poner en palabras después de pensarlo un momento. Pero por otro lado, experimento mis pensamientos como un diálogo. ¿Pensamos a veces con el uso del lenguaje y otras veces sin él? Y, de todos modos ¿qué es el lenguaje?

¿Una coincidencia?

Los sonidos forman sílabas, las sílabas forman palabras y las palabras forman oraciones. La forma de alineación de las palabras se llama sintaxis, que puede variar entre los distintos idiomas. Además, cada idioma tiene sus propias reglas gramaticales para el significado y la pronunciación. El lingüista es el encargado de investigarlo. La capacidad de cambiar el significado omitiendo palabras o cambiando el sentido habitual de una palabra está ubicada en nuestra psicología. Pero ese es otro tema.

Me interesa más el factor de coincidencia en el lenguaje: no puedes explicar por qué un árbol se llama "árbol" o "Baum" o "Böhm" o "Jeb". Además, los lingüistas no pueden explicar cómo surgió dicha palabra; sin embargo, un grupo de personas decidió usarla.

¿Existen más teorías que lingüistas?

Los especialistas estiman que existen más de 10.000 idiomas y dialectos distintos en la Tierra. No hay una sola nación sin su propio idioma, parece algo muy natural. Pero aunque las cosas parezcan obvias, es difícil definirlas: generaciones de lingüistas lo han intentado: Leonard Bloomfield describió el lenguaje como la totalidad de lo que las personas dicen en un grupo lingüístico. Su enfoque era conductista y alcanzó sus límites rápidamente. El lingüista Edward Sapir tenía un enfoque más abstracto y dijo que cada sistema de símbolos comunicativos es un lenguaje propio, también el de las fórmulas matemáticas. Sapir eligió un punto de vista antropológico y es conocido principalmente por su hipótesis Sapir-Worff, según la cual el lenguaje define el pensamiento. A diferencia de, Noam Chomsky (en inglés) dijo en 1957 que el lenguaje es una cantidad específica de oraciones, pero con el tiempo cambió de opinión. 

Entonces, ¿cuál es el problema? "Probablemente hay más teorías sobre el lenguaje que lingüistas" afirma Horst Müller (en alemán), lingüista en la Universidad de Bielefeld. 

Sin embargo, hay distintos enfoques. Por ejemplo, el lingüista ginebrino Ferdinand de Saussure y su distinción entre "lengua" y "habla". La "lengua" es el sistema lingüístico "que incluye las imágenes de las palabras que están en la mente de las personas". El "habla" describe el proceso real de hablar, un acto dinámico y social. En 1916, esto marcó la base de la lingüística moderna; hasta hoy, muchas áreas lingüísticas diferencian estas definiciones.

 

 

Más objetos de investigación que científicos.

El campo de la ciencia del lenguaje es enorme, ya que además de ser un sistema complejo, también está influenciado por la forma en que se dicen las cosas. Por lo tanto, los puntos de vista de los lingüistas varían mucho: algunos investigan cómo la pronunciación, el ritmo y la melodía en el habla cambian el efecto emocional de una declaración. Esta subdisciplina se denomina prosodia. Otros, en fonología, investigan qué función tienen ciertos sonidos en diferentes idiomas. O, en semántica, cómo una palabra puede tener varios significados.

Y, por supuesto, está la gramática, que siempre me recuerda a mis clases de alemán en la escuela. Pero puedes formular semántica interesante si usas sujeto - predicado - objeto: "La junta fue muy resistente". ¿Me refiero a una junta de madera o a la junta directiva de una empresa? "Vi a una mujer con mis gafas". ¿Tenía ella mis gafas o las tenía yo? "Eres un gran héroe". Con la pronunciación decido si quiero ser serio o sarcástico.

En la escuela no hablábamos mucho de estos casos. El interés por estas cosas comienza mucho antes, porque incluso los bebés logran comprender estas formas tan complejas. Y como periodista, puedo apreciarlos de verdad: las reglas gramaticales nos permiten combinar palabras y crear nuevas frases. Así es como podemos articular casi todos los pensamientos, recuerdos o incluso fantasías con nuestro limitado grupo de palabras.

Escuelas lingüísticas de pensamiento

Horst Müller no sólo es lingüista, sino también neuropsicólogo. Su definición es bastante pragmática: "El lenguaje es un comportamiento humano que sirve para comunicar". Según esta lógica, el lenguaje no es algo abstracto que podría existir sin los humanos, sino algo que los humanos hacen en ciertas situaciones. El lenguaje es un acto y puede ser un impulso para la acción: sirve para informar, solicitar, discutir... Según Horst Müller, el lenguaje es siempre un diálogo, una interacción, pero ¿es también cierto para los monólogos? Si escribo mis pensamientos en el portátil y en mi escritorio no tendré a nadie con quien dialogar. "Claro que sí", dice Horst Müller, "mientras escribes tu artículo, hablas con tus lectores imaginarios".

Además de la pragmática, existen otros enfoques, como la "perspectiva de la oración funcional", que se remonta a la llamada Escuela de Praga. Se centra principalmente en el contenido informativo de las oraciones. El mismo Chomsky desarrolló el concepto de "gramática generativa" un enfoque adicional que, de forma similar a Saussure, distingue entre las reglas del lenguaje, la "capacidad", y el uso real, el "desempeño". Según la idea de Chomsky, las estructuras de desempeño deben estudiarse específicamente para encontrar los procesos mentales en los que se basa el lenguaje.

 

 

Despiojar verbalmente

Existen unas quince áreas en lingüística, hasta ahora no mencioné las interacciones humanas más complejas: no se trata solo de la sintaxis y la gramática, ni siquiera de la información (aunque es posible que no lo creas) cuando hablo con mi novia sobre ordenar la cocina, además le transmito mi estado emocional. Si digo "No hace falta que limpies la mesa justo después de terminar de comer", ella también escucha: "quiere que acepte su estilo de vida caótico y no tenga en cuenta mis necesidades".

Este componente emocional en el lenguaje es más bien la norma que la excepción, y probablemente también desempeñó un papel en el desarrollo humano. Durante mis estudios, nos basamos en la teoría de que el lenguaje se desarrolló como un tipo de acelerador para la evolución cultural. De esta manera transmitimos el conocimiento de nuestros antepasados y de nuestras propias experiencias, para que nuestros descendientes pudiesen desarrollar técnicas culturales más sofisticadas. En este uso del lenguaje, la transmisión de información es clave.

Robin Dunbar, un psicólogo británico, ve otro factor: observó que los grandes primates tienen que invertir mucho tiempo y energía en su compleja vida social. Para mostrar simpatía hacia otro simio, tiene que despiojarlo diariamente y compartir la comida con él. Con el lenguaje, eso se resuelve rápidamente. Simplemente debes decir: "Oye, amigo, puedes confiar en mí." Por lo tanto, Robin Dunbar habla de "despiojar verbalmente", según él, un papel central del lenguaje.

Esta teoría explicaría por qué en la mayoría de los casos no hablamos de temas importantes, sino más bien de charlas cortas. De esta manera mostramos simpatía constantemente, ponemos a prueba nuestras relaciones sociales o creamos una dinámica de grupo, por ejemplo, cuando hablamos de otros a sus espaldas, ya que juzgamos su comportamiento y como resultado definimos las reglas de nuestra sociedad. El lenguaje como pegamento de la sociedad.

Hablo, ¿luego existo?

Volvamos a la pregunta del principio: ¿puedes pensar sin lenguaje? "Te siento", manifiesta Horst Müller, "yo mismo, a veces, siento mis pensamientos antes de poder articularlos". Esto contradice las suposiciones de personas como los antiguos filósofos que afirmaban que el pensamiento está ligado al lenguaje. "Esto no tiene por qué ser necesariamente cierto", dice Horst Müller. Las personas que perdieron la capacidad de hablar después de un derrame cerebral no perdieron la de pensar. "Todavía pueden de montar una maqueta de tren." También hay pacientes con afasias que pueden pensar de forma abstracta y resolver problemas matemáticos.

Puede que haya pensado que no puedo decirlo en palabras; algunos lingüistas creen que el lenguaje es una herramienta pobre en comparación con los pensamientos que hay en nuestra cabeza. Si tienen razón, esos pensamientos incomprensibles nunca podrán salir de la mía (querido lector, nunca podré hablarte de ellos). Y aquí es donde se hace evidente la importancia del lenguaje: con el lenguaje somos capaces de compartir nuestros pensamientos, sentimientos y recuerdos. Y no estamos solos con lo que sucede en nuestra cabeza.

Sobre la autora

Ragnar Vogt (en alemán) realiza actualmente un autoexamen neurocientífico: toca piezas en el piano que memorizó hace 20 años y está fascinado por la cantidad de melodías y secuencias de acordes y movimientos de dedos que se han quedado dormidos en su cerebro durante todo este tiempo. Cuando le queda tiempo después de estos intentos no siempre melodiosos, trabaja como periodista y cineasta. Aprendió el oficio en la Escuela protestante de Periodismo. Antes de eso estudió biología en la Universidad Libre de Berlín; su tesis de carrera trataba sobre el sistema inmunológico de la gran polilla de la cera Galleria Mellonella. Dirige la productora nufan-Film en cooperación con Sebastian Pleuse, también produce vídeos para dasGehirn.info (en alemán).

Este artículo se publicó originalmente en: www.dasgehirn.info (en alemán).

 

#alugha

#doitmultilingual

#everyoneslanguage

More articles by this producer

Videos by this producer

4:00
1:10
2:28
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.