Deportes de alto rendimiento para el cerebro

Escuchar, comprender y reproducir lo que se dice en otro idioma, al mismo tiempo, bajo presión, en directo frente a una audiencia: la interpretación simultánea es puro estrés. Es un buen entrenamiento para el cerebro, pero también para la vida cotidiana.

Read this article in: Deutsch, English, Español

Ladies and gentlemen, welcome to our workshop..., Bernd Leinenbach comienza a interpretar tan pronto como se pronuncian las primeras palabras: Señoras y señores, bienvenidos a... Desde su cabina insonorizada, en la pared posterior de la sala plenaria del Centro Bielefeld para la Investigación Interdisciplinaria, mira por encima de las hileras de participantes al conferenciante que se encuentra en el atril. Da una conferencia sobre la planificación urbana del futuro. La mayoría del público se pone los auriculares, prefieren escuchar a Bernd Leinenbach, es intérprete de conferencias. Su trabajo: traducir frases del inglés y del portugués al alemán, mientras el conferenciante habla.

«La interpretación simultánea es muy exigente, el estrés es un compañero constante», explica Dörte Andres, profesora de Interpretación Científica en el Departamento de Traducción, Lingüística y Estudios Culturales de la Universidad de Maguncia. Escuchar y entender a la vez lo que la otra persona dice, y reproducirlo en otro idioma, con un ligero retardo de tiempo y bajo presión de tiempo, ya que después de todo, el conferenciante sigue hablando. Incluso en directo ante el público: toda la sala espera una traducción comprensible, fluida y agradable. Bernd Leinenbach lo hará durante media hora, tal vez 45 minutos. Entonces será el turno de su colega, y solo después de media hora de descanso podrá volverse a poner los auriculares. No notas el estrés en sus frases tranquilas y bien enfatizadas, podrías escucharle durante horas.

Estrés garantizado

«Idealmente, debe entenderse todo lo que se dice», explica Leinenbach. «Y lo ideal es que esté muy lejos del original en lo que se refiere a la reproducción, que se diga como se dice en el idioma de destino. Pero eso no siempre funciona. «En una entrevista, Jamie Lee Curtis fue presentada como la hija de Tony Curtis», dice Leinenbach. «Me vino a la mente Tommy Lee Jones, que también tiene el "Lee" en medio y además, el nombre tiene un ritmo similar. Jamás he podido olvidarme de eso. Después de una pausa demasiado larga para pensar de uno o dos segundos, simplemente hablé de la hija y le cambié el nombre». Además, a veces se le escapa una palabra que suena similar pero que no tiene sentido, como si el búnker a prueba de terremotos fuese a probar terremotos.

La rapidez de los discursos, los dialectos, las alusiones, las bromas y las palabras idénticas dificultan aún más el trabajo de los intérpretes. Además, siempre hay nichos con vocabulario especializado en los que el intérprete aún no ha encontrado su camino, incluso después de muchos años de trabajo. «Lo más extraño fue una conferencia sobre los trastornos de descomposición en los cementerios», recuerda Leinenbach. Solo la buena preparación sirve de ayuda. Si es a última hora del día, la temática es compleja, en la cabina hace calor y está mal ventilada, y no se vislumbra el final del debate, incluso los intérpretes experimentados llegarán al límite de su resistencia. «Lo experimenté, nos turnamos en cada pregunta de un debate, incluso después de tan solo dos minutos, porque estábamos muy exhaustos».

Empezó con los juicios de Nuremberg

Probablemente se ha realizado interpretación desde que existen idiomas distintos. La historia de la interpretación simultánea moderna, sin embargo, comienza con los juicios por crímenes de guerra de Nuremberg. Como todas las declaraciones debían traducirse al inglés, al francés, al ruso y al alemán, se buscó una alternativa que ahorrara tiempo en comparación con la traducción consecutiva habitual. En este caso, el intérprete espera a que el conferenciante termine la frase y luego la traduce, lo que duplica el tiempo de declaración. Desde entonces, la interpretación simultánea ha sustituido en gran medida a la consecutiva, con la ayuda de la tecnología de comunicación en constante evolución. Es una práctica común en muchas conferencias científicas y en organizaciones y empresas internacionales.

Las Naciones Unidas ofrecen servicios de interpretación en inglés, francés, español, ruso, chino y árabe, así como en las 24 lenguas oficiales de la UE. En las organizaciones, ministerios y asociaciones internacionales es donde hay más demanda de intérpretes simultáneos. La Asociación de Intérpretes de Conferencias (VKD, por sus siglas en alemán) y la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias (AIIC, por sus siglas en alemán) cuentan con unos 800 intérpretes simultáneos alemanes. «A pesar de que las cosas se han vuelto más difíciles, todavía hay demanda de buenos intérpretes», informa la profesora Dörte Andres. El programa de Máster en interpretación de conferencias en Maguncia acepta entre 40 y 50 estudiantes cada año, aunque el número de solicitudes es tres veces mayor.

Bernd Leinenbach es un intérprete diplomado. Estudió interpretación y traducción en Heidelberg y ha trabajado como intérprete independiente durante más de 20 años, con más experiencia en el ámbito de los negocios. No todos los intérpretes han aprendido su oficio en la universidad.  «Es sobre todo una cuestión de práctica, de práctica y de práctica», afirma Leinenbach. Pero durante los estudios aprendes trucos y consejos para hacer frente a situaciones difíciles. «Es como entrenar a porteros», argumenta. «El equipo se forma y tira a intervalos de segundos y el guardameta tiene que aprender a olvidar el balón que ya no puede conseguir y concentrarse en el siguiente. Así que: si no te acuerdas de la palabra, antes de decir "cosa", mejor describirla si no te viene "tornillo" a la mente. No está bien, pero es mejor a que te pierdas por completo». En su opinión, no se necesita un talento especial para interpretar. Cree que escuchar y hablar al mismo tiempo es una habilidad innata que se va pronto: cuando otros hablan, ¡estás callado!

 

 

Excelente ejercicio cerebral

Los investigadores cerebrales se han interesado durante mucho tiempo en la forma en que el cerebro coordina los idiomas. No solo porque hablar varios idiomas sea ya un logro impresionante en sí mismo, sino también porque ser políglota aporta una ventaja adicional: hace que la mente sea más flexible. Los investigadores también tienen una idea del por qué: quienes constantemente aclaran en el cerebro el lenguaje que utilizan también podrían utilizarlo para entrenar habilidades de control que les ayuden en la percepción, la atención y la acción.

La interpretación simultánea debe ser un caso extremo para el cerebro, porque el cerebro tiene que activar ambos idiomas a la vez y cambiar constantemente entre ellos. Y eso no es todo: «Conozco intérpretes que tejen durante el trabajo, otros escriben frases especiales, un colega hace juegos de ordenador durante la interpretación», informa Leinenbach. «Yo no puedo hacer todo eso».

Con el fin de seguir el curso de este brillante logro del cerebro, un equipo dirigido por Barbara Moser-Mercer de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Ginebra, junto con el Laboratorio de Cerebro e Idioma de la Universidad de Ginebra, llevó a cabo un estudio inédito de la actividad cerebral en cincuenta sujetos políglotas sin experiencia en interpretación simultánea mediante un escáner cerebral. Veintitrés de esos sujetos estaban matriculados en el programa de Máster de la universidad en interpretación de conferencias, pero hasta entonces solo habían interpretado consecutivamente. En un experimento, los sujetos examinados tenían que escuchar el idioma, repetir lo que se decía mientras lo escuchaban o traducirlo simultáneamente. Los investigadores descubrieron que, como muchos otros servicios cognitivos, la capacidad de interpretar simultáneamente se basa en la actividad coordinada de muchas regiones cerebrales; no hay una región cerebral que sea solo para interpretar.

La interpretación simultánea pone en marcha todas las regiones del cerebro que se activan durante la repetición, además de otras, como el cuerpo estriado, formado por el núcleo caudado y el putamen. La primera está asociada a la planificación, la segunda a la ejecución de acciones. El núcleo caudado está involucrado en el proceso de convertir la entrada en un idioma en la salida en el otro idioma. El putamen, por otro lado, inhibe el lenguaje que no es necesario. Las lesiones en esta región del cerebro hacen que las personas políglotas confundan los idiomas que saben. Sin embargo, es interesante que la lengua materna es generalmente menos susceptible a sufrir trastornos en el caso de lesiones cerebrales, incluso en personas que han vivido en el extranjero durante mucho tiempo, por ejemplo, y que han hablado principalmente otro idioma.

Los investigadores son conscientes de que estos resultados son solo el principio, porque «interpretar» no existe, «existen diferentes estrategias para la interpretación», explica Dörte Andres: «Por ejemplo, se traducen los oradores rápidos de forma diferente a los lentos, por lo que hay que comprimir y concentrarse en los mensajes básicos». En la universidad Andres ve cómo los estudiantes pasan por diferentes etapas: mientras que el principiante trata conscientemente de filtrar los mensajes clave, pero a menudo se siente abrumado por el resto de los numerosos aspectos que debe tener en cuenta al mismo tiempo, el intérprete experimentado lo comprime de forma más o menos automática e intuitiva, lo que le otorga libertad cognitiva para otros problemas. Los estudios de Ginebra lo confirman: cuando los investigadores pidieron a algunos de sus cincuenta voluntarios que volviesen a ser escaneados después de un año, los cerebros de diecinueve estudiantes de interpretación simultánea que habían empezado a hacer prácticas mostraron un cambio: la actividad en el núcleo caudado había disminuido durante la interpretación. Un fenómeno conocido por todos los investigadores involucrados en los procesos de aprendizaje: lo que dominas requiere menos control cognitivo.

El cerebro se beneficia de la interpretación

La interpretación es un deporte competitivo para el cerebro, con efectos secundarios positivos: según un estudio de Stavroula Stavrakaki y sus colegas de la Universidad Aristóteles de Tesalónica, los intérpretes simultáneos tienen una mejor memoria operativa y una mejor capacidad de expresión que los intérpretes políglotas «normales». Carolina Yudes y sus colegas de la Universidad de Granada pudieron demostrar que los intérpretes simultáneos se desempeñaban mejor que los multilingües en un examen llamado Wisconsin Card Sorting Task.

En esta prueba, los sujetos deben clasificar las tarjetas que van juntas sin conocer la regla de clasificación. Solo se les comenta si lo hacen bien o mal. Si han clasificado correctamente diez tarjetas, la regla cambia sin decir nada. El experimento demostró que los intérpretes simultáneos aceptan que la regla cambie más rápidamente, que tienen hipótesis alternativas a mano más rápidamente y que cometen menos errores. Una habilidad que se requiere particularmente en idiomas como el alemán, donde los verbos están a veces al final de la oración, aunque el intérprete no puede esperar a empezar hasta que la oración se haya terminado.

En la vida diaria, sin embargo, el intérprete puede confiar no solo en su cerebro entrenado, sino también en otro ayudante: el principio cooperativo. El público entiende lo que tiene sentido y a menudo complementa lo que se quiere decir por sí mismo. «Y especialmente con idiomas que rara vez se interpretan, como el portugués, la gente simplemente lo agradece», afirma Leinenbach.

Sobre la autora

Manuela Lenzen (en alemán) estudió Filosofía, Historia y Ciencias Sociales, y durante sus estudios de doctorado en Filosofía se dedicó al periodismo científico. Comparte la opinión con Wittgenstein de que: «Todo lo que se puede decir se puede decir claramente...». Aprecia particularmente aprender cosas nuevas sobre el funcionamiento de las personas y está fascinada por cómo el cuerpo y la mente están cada vez más cerca en la investigación. Sus temas preferidos se encuentran principalmente en los campos de la evolución, la cognición, la inteligencia artificial y la investigación cerebral.

Este artículo se publicó originalmente en www.dasgehirn.info (en alemán).

 

Foto de portada: https://en.wikipedia.org/wiki/Language_interpretation

#alugha

#doitmultilingual

#everyoneslanguage

More articles by this producer

Videos by this producer

1:10
4:00
2:28
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.