¿Puede esta lengua indígena prosperar en una era digital?

La mayoría de los paraguayos habla guaraní a pesar de siglos de colonialismo y represión. Ahora los activistas quieren que la lengua escrita también prospere en línea.

Read this article in: Deutsch, English, Español

Estimated reading time:7minutes

Un día cualquiera, la gente invade el concurrido mercado en Concepción, Paraguay. Los compradores examinan la variedad de color de frutas y verduras y ocasionalmente hacen una pausa para conversar con los vendedores o para preguntarles el precio. Las ancianas buscan compradores potenciales de yuyos , las hierbas medicinales tradicionales que aseguran curarán cualquier dolencia, desde la resaca hasta el colesterol alto.

Mientras la gente compra, cotillea e intercambia productos, hablan sin cesar en guaraní. El idioma indígena más hablado del país que utilizan más de cinco millones de paraguayos. Se trata de un número considerable en un país de 6,8 millones de personas.

El guaraní es único por varias razones. Es el único idioma indígena en las Américas que habla la mayoría de la población no indígena. También ha sobrevivido a siglos de colonialismo y represión.

Pero más allá de las calles o zonas rurales, el guaraní no se utiliza demasiado. Aunque existen obras escritas en guaraní desde el siglo XVII en adelante, en la actualidad es considerado principalmente una lengua oral. Y eso, dice el antropólogo y activista guaraní David Galeano Olivera, es un problema, particularmente a medida que las sociedades se vuelven cada vez más digitales.

«Todos vivimos en dos mundos: el concreto y el virtual», dice Galeano. «Debemos pensar qué sucedería si, en el mundo virtual, todo sucediera en español y nada en guaraní. Para mí, eso significaría que el guaraní ya no existiría».

Galeano se ha negado a permitir que el idioma descanse sobre bases tan inestables y, por lo tanto, se dedica exclusivamente a llevar el idioma al ámbito digital, al igual que han hecho otros defensores del lenguaje (en inglés). En 2013, por ejemplo, junto a hablantes de guaraní de grupos estatales y privados, creó una versión guaraní de Mozilla Firefox o Aguaratata, como se le conoce en ese idioma indígena. El esfuerzo representó más de dos años de trabajo y requirió traducir unos 45.000 términos.

El trabajo y las colaboraciones de Galeano con académicos y entusiastas de todo el mundo tienen un objetivo común: mantener vivo al guaraní. Según él, el guaraní no es solo un idioma sino una parte integral de ser paraguayo. «Es imposible entender Paraguay y su pasado, presente y futuro sin el guaraní», afirma.

Este esfuerzo digital marca solo un capítulo en la historia de este robusto idioma. Pero podría ser un modelo de cómo otras lenguas indígenas o amenazadas en todo el mundo podrían sobrevivir en la era de Internet.

Hoy es imposible visitar Paraguay sin tener que hablar guaraní. Comida y bebida tradicional, como un mate con hielo, tereré , y un pan típico llamado chipa , han conservado sus nombres guaranís. Incluso existe una versión guaraní del himno nacional paraguayo.

«La situación en Paraguay es única», afirma el lingüista Shaw N. Gynan, profesor emérito de la Universidad Western Washington en el estado de Washington. «En ningún otro país del Nuevo Mundo, la mayoría de la población no indígena del país habla una lengua indígena».

Durante la Guerra contra la Triple Alianza a fines del siglo XIX, en la que el Paraguay luchó contra Argentina, el Imperio de Brasil y Uruguay, los generales del ejército paraguayo se enviaron mensajes entre ellos en guaraní para que sus enemigos no los entendiesen si los interceptaban. En la actualidad, los futbolistas paraguayos todavía usan esta táctica para desconcertar a sus oponentes.

A diferencia de cientos de lenguas indígenas que han desaparecido en América del Sur desde que comenzó el período del colonialismo europeo en el siglo XVI, el guaraní ha sobrevivido. Varios factores han contribuido a ello.

En 1524, los colonos españoles llegaron a la región aislada de América del Sur que hoy en día es Paraguay. En lugar de luchar, se pusieron en contacto con el pueblo guaraní, cuyos jefes se dieron cuenta de que si dejaban que los españoles se casaran con sus hijas, ellos y los conquistadores se convertirían en tovaja —Una palabra guaraní que significa cuñado. Una vez que obtenido ese estado, estuvieron a salvo de peligros, ya que los nuevos miembros de la familia no los matarían.

 

A Guaraní woman, at right and in front, speaks to a man on horseback in this engraving published in 1837.

 

Los españoles acumularon entre 10 y 20 esposas cada uno, lo que con el tiempo resultó en una enorme población mestiza (personas de raza mixta de ascendencia europea e indígena) (en inglés) que creció hablando guaraní. En solo una generación, el grupo demográfico bicultural creció e igualó al número de españoles de la región, y dos siglos después, superaban en número al pueblo guaraní (en inglés).

Pero el Imperio español apenas fomentó el idioma. En 1770, el rey Carlos III de España emitió un decreto que prohibía el uso de lenguas indígenas en sus colonias.

Además, incluso después de la independencia en 1811, los paraguayos tenían una relación compleja con las lenguas de su país. En 1967, la Constitución Nacional reconoció el guaraní y el español como lenguas nacionales. Sin embargo, la lengua indígena todavía estaba excluida de ciertos ámbitos oficiales, como en contextos judiciales y administrativos. Algunos paraguayos aún recuerdan cómo se les obligaba a arrodillarse sobre granos de sal y maíz durante horas como castigo por hablar guaraní en la escuela.

En las últimas décadas, el gobierno paraguayo ha tratado de restaurar el orgullo por el idioma indígena que muchos hablan en el país. Para promover aún más el uso del guaraní, el gobierno creó la Ley de lenguas en 2010, que, entre otras estipulaciones, exige que todos los funcionarios públicos aprendan guaraní y que los niños comiencen la escolarización en su lengua materna, en lugar de obligar a todo el alumnado a hablar español.

Sin embargo, según Galeano, tales esfuerzos aún no son suficientes. Los niños guaraníes monolingües aún tienen dificultades en las escuelas que solo hablan español, y los hablantes de guaraní todavía tienen dificultades para acceder a los servicios públicos en su idioma. «El guaraní ha sido estigmatizado... desde el principio del contacto», dice Gynan. Lo describe como «la lengua desvalida».

En respuesta, Galeano ha pasado 34 años luchando para que el guaraní se vea de manera positiva, en Paraguay y más allá. En 1985, fundó el Instituto de Lengua y Cultura guaraní para promover el idioma.

El instituto, que no cuenta con fondos estatales, ha ayudado a cambiar la actitud hacia el idioma, comenta Galeano. Hace solo unas décadas, los DJ de radio y su público tenían que pedir permiso antes de hablar guaraní. Ahora no es necesario, y hay más medios monolingües guaraníes.

 

In 2017, the Argentine comic strip Mafalda published in the Paraguayan language of Guaraní. 

Sin embargo, estos cambios no significan que la batalla esté ganada. «En comparación con el momento en que se pegaba a la gente, este castigo ha desaparecido», afirmó Galeano. «Pero aún así, y tenemos que reconocerlo, hay personas a las que no les gusta. Hay un sector, una oligarquía... y tienen poder».

Los paraguayos de clase alta a menudo asisten a costosas escuelas privadas donde aprenden inglés y no guaraní. El actual presidente del país, Mario Abdo Benítez, solo sabe decir algunas frases en la lengua indígena, pero las capitaliza para obtener el apoyo de la clase trabajadora rural, la mayoría de las cual usa el guaraní como lengua materna. La división de clases entre los idiomas sigue siendo una barrera para los hablantes de guaraní que participan en el gobierno, las industrias mejor pagadas y otros sectores poderosos de la sociedad.

Una forma de dar ventaja a los hablantes guaraníes de clase baja en la sociedad es introducir su idioma en la esfera digital. «El cuarenta por ciento de los paraguayos todavía tienen el guaraní como lengua única, por lo que estas herramientas en línea son extraordinariamente útiles para ellos», comenta Galeano.

Además del desarrollo de una traducción guaraní de Mozilla Firefox, Galeano y sus colaboradores crearon una Wikipedia en guaraní, o Vikipetã, tal como se presenta utilizando los fonemas de dicha lengua indígena, en 2007. El sitio ahora tiene más de 15.000 entradas y está en continuo crecimiento.

Galeano espera que los espacios en línea como Vikipetã sean un recurso permanente de relatos, historia y cultura guaraníes para las generaciones venideras. El próximo proyecto será traducir el software libre LibreOffice, para que los recursos en guaraní estén disponibles en todo el mundo.

Este esfuerzo no es de ninguna manera la panacea ni la forma más segura de asegurar la vitalidad del guaraní, pero ofrece un paso simple y potente para preservar la lengua y apoyar a sus hablantes. «Internet tiene un valor incalculable para el guaraní», indica Galeano, «sobre todo porque proyecta el idioma hacia el futuro».

Sobre el autor

Frances Jenner es una periodista basada en Medellín, Colombia.

Este artículo apareció por primera vez en SAPIENS.org bajo una licencia CC BY-ND 4.0. Puedes leer el original aquí.

More articles by this producer

Videos by this producer

1:08
2:36
3:33
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.