Let's Talk Again - Anna Hinckel

Es imposible pasar un día en alugha sin reír. Aunque estés de mal humor, siempre hay alguien que te hace reír tarde o temprano.

Read this article in: Deutsch, English, Español

¿Cuánto tiempo llevas en alugha?

Empecé en alugha en verano de 2017 con unas prácticas y después continué gracias a los estudios duales en el DHBW de Ravensburg que empezaron en octubre del mismo año. Desde entonces estudio en Ravensburg tres meses y trabajo en alugha, en Mannheim otros tres. Espero licenciarme en septiembre de 2020.

¿Qué es lo primero que haces cuándo llegas a la oficina?

Si soy la primera que llega a la oficina, lo primero que hago es encender la máquina de café. La máquina tarda un rato a calentarse. ¡Cuanto antes encienda, mejor! Después, tomo agua y enciendo el ordenador.

¿Qué parte del trabajo te gusta más?

Esta pregunta no es fácil de responder debido a mi situación de estudios duales. En la oficina me encanta la combinación de colegas siempre dispuestos a ayudar y a hacer bromas y en las premisas de oficina hay muchos detalles bonitos, como los dos perros de oficina. Son tan tontos como nosotros, los alughanos. En los estudios me gusta trabajar con mis compañeros, algunos de los cuales se han convertido en amigos. Los meses en Ravensburg son muy intensos, y se necesita una gran cantidad de esfuerzo y atención para realizar los proyectos. Por lo tanto, pasamos mucho tiempo juntos, ¡los altibajos en la escuela nos unen!

¿Qué proyecto o tarea del pasado año te ha gustado más?

Naturalmente, nos divertimos mucho haciendo cosas inusuales, por ejemplo, filmar un partido de béisbol, donde aprendí que este juego es muy emocionante, o visitar la Berlinale y la feria comercial son experiencias nuevas para mí. Una vez que preparé la reimpresión de un libro viejo y fue genial tener el resultado en mis propias manos y escuchar la emoción del resto sobre el buen trabajo, fue un gran momento.

¿Qué te ha hecho reír hoy?

Esta página no es lo suficientemente larga para responderte honestamente. Es imposible pasar un día en alugha sin reír (excepto si te acaban de hacer una cirugía dental). Aunque estés de mal humor, siempre hay alguien que te hace reír tarde o temprano. Las bromas malas son la normalidad, y lo mejor es que estés preparado para reírte de ti mismo.

Ningún sitio de trabajo es perfecto. ¿Qué te gustaría cambiar en alugha?

Me gustaría mucho que hubiese un jefe de equipo para el departamento creativo, alguien que coordinase el trabajo y los proyectos y al que pudiese dirigirme en caso de preguntas. Por el momento esta posición no está cubierta y las tareas se asignan directamente, por lo que fácilmente existen problemas.

¿Has descubierto algo nuevo en ti?

¡SÍ! Creo que sobre todo el tiempo en la escuela y en la universidad es muy formativo para el desarrollo personal. Experimentas muchas cosas en poco tiempo, conoces a mucha gente y nuevos lugares. En mi área de estudio, la autogestión y la gestión del tiempo son esenciales. Además, desarrollo mis habilidades para tratar con diferentes tipos de personas: hablarles y estar frente a ellos, «leerlos», y comprenderlos; no es una tarea fácil, pero un reto que quiero asumir todos los días. Desde que empecé en alugha, tengo más seguridad en mí misma, lo que me ha resultado útil en otras situaciones de la vida.

¿En qué medida te ha influído el equipo internacional?

La influencia más significativa es que soy más consciente de cómo me expreso. No tiene sentido parlotear o usar figuras del lenguaje si quien tu interlocutor no sabe de lo que estás hablando. Muchos de mis colegas entienden las cosas literalmente, incluso cuando no es así (e. j. metafóricamente). Después de algún malentendido empiezas a reflexionar más sobre lo que realmente querías decir y por qué la otra persona no lo ha entendido así. Ahora, antes de hablar, pienso en como expresar las ideas y lo que mi interlocutor puede o podría entender, de modo que mis palabras tienen sentido y no van por un camino equivocado.

¿Qué dificultades tuviste que afrontar?

Mis estudios son el mayor desafío. Tener que mudarte cada tres meses de tu apartamento a otro en Ravensburg y al revés, cambiar de rostros representa mucho estrés y falta de tiempo. Todo consume mucha energía (y también nervios), sin embargo, no me tomo esta situación como si fuese un enemigo, sino como una oportunidad para crecer personalmente. Además, no estoy sola: no solo tengo a mis compañeros, sino también a Michelle, que también estudia en Ravensburg y trabaja en alugha. Estamos en el mismo semestre y tenemos el mismo horario de tener que cambiar del trabajo a la universidad y viceversa. Sin ella probablemente no estaría donde estoy ahora, y ¡le estoy muy, muy agradecida por ello!

¿Cuál es tu gran sueño?

Un día, quiero tener una pequeña casa con jardín, en la que viviré con muchos gatos que no fueron apreciados en ningún otro lugar. En esa casa tendré un sillón en el que me relajaré por la noche mientras me asedien los gatos. Y sí, me refiero a que ¡se puede soñar!

¿Qué aconsejarías a un nuevo alughan?

No seas gilipollas: no escuches música a todo volumen en la oficina, no comas pescado para comer y no hagas ningún experimento de cría de bacterias en la nevera de la oficina.

 

#alugha

#multilingual

#everyoneslanguage

More articles by this producer

Videos by this producer

4:00
2:40
1:10
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.