Steve Blank: el producto mínimo viable

Como startup, los recursos como el dinero y el tiempo son muy limitados. Desarrollar un producto que, al final, nadie quiera, puede significar rápidamente el fin de una manera u otra. Así que debes considerar los requisitos mínimos para tus productos y hacerlos realidad.

Read this article in: Deutsch, English, Español

Cuando sacamos la primera versión de alugha, tuve que entomar algunas críticas de mis colegas. ¿Por qué lanzaba un producto a medio terminar como ese? Con ello solo quemaría la marca. El diseño no estaba terminado, faltaban funciones y, en global, el usuario no entendería cómo utilizarlo. Tomé nota de todo esto en ese momento pero, de todos modos tomé la decisión. Pero ¿por qué hice?

Teníamos (y tenemos) una especificación de requisitos, una hoja de ruta de las funciones con las que quisiéramos contar en alugha, aunque de forma gradual. Estoy convencido de que estas funciones serían muy bien recibidas por el mercado, pero para algunos todavía son demasiado tempranas o nuestro enfoque aún no es el correcto. Faltan funciones básicas por doquier, necesarias con urgencia para desarrollar e implementar estas nuevas funciones. Vuelvo a la pregunta: ¿por qué tomé una decisión así, por qué no lo terminamos todo y lo presentamos acabado?

Una empresa emergente suele estar limitada en recursos clave importantes como las finanzas, el márquetin o los empleados, y esto comienza con la realización de estudios de mercado exhaustivos, que son caros y requieren mucho tiempo. Sin embargo, una startup tiene el encanto de poder lanzar un producto no tan perfecto al mercado y, a diferencia de un automóvil o un teléfono inteligente, tiene una ventaja en cuanto al software. El producto puede actualizarse y mejorarse poco a poco, según los requisitos y los deseos de los usuarios.

 

 

Así que decidí que lanzaríamos nuestro reproductor, aunque en ese momento solo funcionase en YouTube. Hacerlo así nos dio mucha información y pudimos optimizarlo con cada nueva versión. Cuando lo ampliamos a otras plataformas, nos dimos cuenta rápidamente de que la base del reproductor (el marco) no era lo suficientemente buena y algunos recursos desaparecieron. Si hubiésemos decidido desarrollar todas las funciones desde un principio sin obtener datos válidos de los usuarios, el daño hubiese sido mayor.

Mi experiencia es que se debe tener un gran objetivo: una visión que escribir en un papel para dividirla, después, en pasos individuales. Es muy importante para nosotros mantenernos flexibles y poder tomar caminos alternativos para reaccionar en el mercado con nuestro producto. Una vez alcanzados los requisitos mínimos del producto (para nosotros fue el cambio de idiomas en el reproductor, así como la posibilidad de agregarlos lo más fácilmente posible a través de una pequeña aplicación de fondo) debemos probarlos en el mercado, recoger opiniones y mejorarlo. No pierdas demasiado tiempo en perfeccionarlo y no estés tan centrado en los detalles, porque solo te perjudicará. Siempre llegarás al punto en el que deberás tomar la decisión de empezar YA y de que ENTONCES tendrás que haber alcanzado los requisitos mínimos.

Si no lo tienes en cuenta, te será difícil. Y, para terminar, un pequeño consejo: la crítica es siempre positiva, sin importar de quién ni cómo venga. Te ayuda a mejorar tu producto. Acéptalo y deja de lado todo lo que "resuene". Y ¡la comunicación lo es todo!

Este artículo fue escrito por nuestro CEO, Bernd Korz. Con su experiencia como empresario y emprendedor, comparte con nosotros su visión de las lecciones de Steve Blank. Aprende con nosotros cada semana sobre las enseñanzas de Steve Blank.

Mas información sobre Steve Blank:

#alugha

#everyoneslanguage 

More articles by this producer

Videos by this producer

0:38
1:01
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.