Relámpagos | Electricidad | Física | FuseSchool

Haz clic para ver más vídeos: https://alugha.com/FuseSchool CRÉDITOS Animación y diseño: Reshenda Wakefield Narración (versión inglesa): Lucy Billings Guion: Bethan Parry Un relámpago y un trueno. ¿Pero qué son exactamente estos espectaculares acontecimientos? En 1752, Benjamin Franklin descubrió que los rayos se producían a causa de potentes descargas eléctricas en las nubes. No fue el primero en descubrir la electricidad ni el primero en pensar que el rayo estaba hecho de ella, pero lo demostró al hacer volar una cometa durante una tormenta eléctrica. Afortunadamente, su cometa no fue impactada por ningún rayo, ¡porque lo hubiera dejado frito! Las tormentas eléctricas son causadas por pequeñas partículas cargadas eléctricamente. A medida que las moléculas de agua de una nube se van calentando y enfriando, se mueven arriba y abajo. Así se separan las cargas, formando dos polos dentro de la nube. Una parte tendrá carga negativa y la otra positiva. Los objetos que están en el suelo tienen la carga opuesta a la parte inferior de la nube. Este desequilibrio trata de resolverse por sí mismo al pasar corriente entre los polos de carga opuesta. Las partículas cargadas siempre fluyen en la dirección en la que hay menos partículas de su misma carga. Esto da lugar a un rayo. A veces el rayo llevará una carga positiva, y a veces una negativa. Al principio, el rayo es invisible a nuestros ojos. Cuando el rayo invisible se acerca lo suficiente al suelo, se produce una fuerte descarga de energía. Es tan fuerte, de hecho, que resulta en un arco eléctrico. Este es el rayo que vemos. El arco eléctrico del rayo calienta el aire circundante a temperaturas extremas. De hecho, el aire que lo rodea puede calentarse hasta cinco veces más que el Sol. Este calor hace que el aire circundante se expanda y vibre rápidamente; es el estruendo de los truenos que oímos. Los relámpagos son de distintos colores. El color depende de la humedad atmosférica, la temperatura y el nivel de contaminación del aire. Los relámpagos también transportan cantidades masivas de energía cinco veces más caliente que el Sol, así que tiene sentido. Cada relámpago lleva unos 10 mil millones de vatios. ¡Suficiente energía para 32 millones de personas al año! Diez mil millones de vatios por rayo, y como cada segundo 50 rayos dan a la superficie terrestre, su potencia es extraordinaria y peligrosa. Cada año mueren más de 2.000 personas por un rayo. Extraer la electricidad de los rayos parece una buena idea, ¿no? En realidad: • Predecir dónde va a caer el rayo para tener nuestro equipo es casi imposible. • Se debería desarrollar tecnología que pueda conducir y almacenar esta cantidad de energía instantánea. • Se ha predicho que este equipo costaría más de 90 billones de dólares. ¡Es todo el dinero del mundo! • No sabemos si el rayo tendrá una carga positiva o negativa, por lo que nuestro equipo tendría que cubrir ambas posibilidades. A pesar de todo, los científicos intentan aprovechar la electricidad del rayo. ¡Tú también puedes intentarlo! VISÍTANOS en www.fuseschool.org, donde todos nuestros vídeos están cuidadosamente organizados en temas y en un orden específico, y para ver qué más te ofrecemos. Comenta, dale al "me gusta" y comparte con otros alumnos. Puedes hacer y responder preguntas, y los maestros se pondrán en contacto contigo. Estos vídeos se pueden usar en aprendizaje semipresencial o como ayuda para revisar temario. Este recurso educativo abierto es gratuito, bajo una licencia Creative Commons: Atribución-No Comercial CC BY-NC (Ver licencia Redacción: http://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/). Se permite descargar el vídeo para uso educativo sin fines de lucro. Si deseas modificar el vídeo, ponte en contacto con nosotros: info@fuseschool.org

LicenseCreative Commons Attribution-NonCommercial

More videos by this producer

2:16
2:10
2:23
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.