Es un hecho: ¡no basta con tener mentor, también debes tener padrino!

Cualquier cosa que digas, escribas o que elabores sobre ti, facilitará que tu mentor también te recomiende. ¿Qué diferencia hay entre mentor y padrino?

Read this article in: Deutsch, English, Español, Português

Disponer de un mentor es el resultado del trabajo que hayas realizado de tu marca personal, de tu marqueting personal que, por algún motivo, te convierte en visible y recomendable. Es decir, se trata de lo que puedes hacer para ganar visibilidad y ser «bien» visible.

Esto puede conseguirse de manera más o menos precisa. Ejemplos clásicos para activar al mentor son: actualizar y corregir tu currículo, mejorar tu perfil de LinkedIn, enviar correos electrónicos a posibles empleos y amigos, mejorar tu solicitud en páginas web de empresas, actualizar tu currículo en los archivos de empresas o en las páginas web de estas, también en las presentaciones para clientes o en las presentaciones que tú des.

En fin, todo lo que digas, escribas, envíes y elabores sobre ti. Así, tu «contenido profesional» facilitará que tu mentor te recomiende. Por esta razón, el contenido debe ser preciso. El control de este proceso es responsabilidad tuya. Es importante que tu mentor abra la puerta a tu padrino.

¿Cuál es la principal diferencia entre mentor y padrino?

En mi opinión no existe ningún tipo de control sobre el contenido del «sobre ti», que el padrino pondrá de manifiesto cuando se le pregunte de forma espontánea.

Normalmente, no estás presente en las conversaciones entre un cazatalentos y un profesional que te haya recomendado. No puedes controlar las preguntas que el cazatalentos realizará ni a quién entrevistará para confirmar si tú eres el profesional que mejor se adapta al puesto. Se utilizará a tu padrino como referencia, pero también cuando te inviten a formar parte de un comité, consejo o cualquier otro grupo importante. Puede que sea por esta falta de control sobre lo que va a decir sobre ti, que la opinión de tu padrino será muy importante para quienes le consulten.

La opinión de tu padrino posee todos los requisitos para ser imparcial y por eso es fidedigna. Mientras tu mentor demuestra que sabes trabajar de forma minuciosa, tu padrino confirma que eres la persona que dices ser. El padrino da crédito a tu profesionalidad. ¿A qué tipos de padrinos se consulta más? Compañeros de trabajo o antiguos colegas, socios, jefes, competidores, clientes, antiguos clientes, proveedores, etc.

Cuando una persona trabaja, la marca de la empresa es la que da crédito y visibilidad a dicha persona. Sin embargo, cuando te despiden o quieres trabajar como autónomo es necesario trabajar sobre todos los «mecanismos mentor». Los mecanismos padrino los irás acumulando a lo largo de tu carrera profesional.

¡No existe ningún servicio automatizado que encuentre personas que sean capaces de desarrollar todo su potencial!

No existe ningún servicio automatizado capaz de encontrar personas que puedan recomendarte o evaluar toda tu trayectoria profesional hasta el momento actual. Quienes pueden hacerlo son los que están o han estado en contacto profesional contigo. Cualquiera que te apadrine y apueste por ti arriesga su propia reputación. Te lo dan todo.

Así que otra pregunta sería:

¿Qué puedes hacer para tener más padrinos?

A la vez puedes preguntarte: ¿qué reputación tengo? 

Siempre es un buen momento para invertir tiempo en tu reputación profesional. En general, los ejecutivos están tan ocupados en superar los objetivos de la empresa que se olvidan de ellos mismos en el momento de presentarse al mundo.

¿Cómo creas una reputación profesional? He utilizado los mismos criterios que uso para las empresas y los he listado aquí. Espero que estos consejos te sirvan de ayuda.

Cualquiera proyecta una imagen y establece una reputación en su trabajo. Sin embargo, la mayoría de las personas reconoce, demasiado tarde, que podrían haber influenciado de manera intencionada y proactivamente su reputación. Si quieres contar con una imagen positiva a lo largo de los años, deberás cuidar tu reputación.

¡Lee mis consejos!

No es una guía sino una lista de las características que las personas que te rodean buscan en ti.

  • Actitud - Actúa y demuestra coraje, optimismo, honestidad, altruismo y otras virtudes. Recuerda también que cualquier actitud que tengas con el prójimo debería ser la misma que la que tengas con tus jefes, con tu equipo e incluso con tus proveedores. Lo ideal sería que fueras auténtico. Ser falso no está bien visto.
  • Comportamiento - Sé éticamente correcto, respeta los límites de cada uno, actúa conforme las normas de la empresa y, sobre todo, de acuerdo a lo estipulado en el contrato en el momento de firmarlo.
  • Imagen - Significa ser consciente de tu actitud, tus normas; la forma en que te muestres te representa. Haz lo que pienses que es correcto, pero siempre intenta verlo y evaluarlo a través de los ojos de los demás.
  • Aptitud - significa resultados. También voluntad, dedicación a tus tareas y a tu educación permanente, responder y superar las expectativas de tus clientes y socios.
  • Visibilidad - En este caso significa que los halagos se aceptan, pero sin presumir. También significa que debes participar en actividades que se hagan fuera de la empresa, participar en comisiones, seminarios, etc.
  • Errores - Casi nadie habla de esto, pero todo el mundo mira cómo nos comportamos antes y después de cometer un error. La manera que una persona tiene de gestionar sus propios errores decidirá, a la larga, la evaluación de todos los criterios anteriores.

Para tu reputación profesional es crucial que aceptes tu carrera y todo lo que hayas conseguido.

Después de todo, no se trata solo de informes archivados, sino de tiempo que has invertido en tu trabajo. Recuerda que durante este tiempo siempre te ha acompañado alguien que ha avalado tu trabajo y todas las experiencias y logros que has conseguido a su lado. Son tus padrinos.

Más sobre la autora:

Sheila Magri es periodista, consultora de comunicación para la gestión de marcas, personas y empresas y socia de Macob Communications. Sheila Magri publicó el artículo en LinkedIn, inspirado en by her own post of August 12, 2017.

Si quieres contribuir sobre este tema puedes comentar, compartir o enviarme un correo electrónico a smagri@macob.com.br

¿Quieres escribir un artículo como invitado? Escríbeme un correo electrónico a w.aronejakob@alugha.com

¡Gracias por leer este artículo!

#alugha

#doitmultilingual

More articles by this producer

Videos by this producer

1:10
3:35
0:42
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website. Learn more in our privacy policy.